El delegado en la empresa: qué hago? - deMarino / Consultoria - Gerenciamiento

Vaya al Contenido

Menu Principal:

El delegado en la empresa: qué hago?

apuntes gerenciales
Un delegado en la empresa: qué hago?

Un buen día Usted llega a su escritorio, y su secretaria le dice ... Juan vino y dijo que quería hablar con Usted.
MMMM... querrá un aumento? quejarse de su jefe, Antonio, que hace tiempo tiene ganas de despedirlo?
Bueno, llámelo y que venga.

Juan aparece ... y se despacha... "Hablé con los muchachos del sindicato, y como somos más de 50 empleados , necesitamos tener un delegado, para tratar los temas de los horarios, las horas extras y otras cositas... Y me voy a presentar como candidato"

Sindicato? delegado? su primera reacción es interna. Usted se siente traicionado. Si siempre habló con SU gente, qué necesidad tenían de esto? Se arrepiente de no haberlo echado cuando Antonio le pedía su cabeza. Claro, el tipo era medio vago, pero tiene dos hijos chicos...

Y ahora?

Bueno, vamos por partes:

- en primer lugar aceptemos que la sindicalización es un fenómeno generalmente aceptado en el siglo XX. Salvo un puñado de países ciertamente totalitarios, el mundo en general, admite la actividad sindical. Y en Argentina en particular, con una larga tradición populista, forman parte de la estructura social. A tal punto que incluso las temidas dictaduras, debieron negociar con ellos.

- por otro lado, muchos de los reclamos que un delegado puede transmitir, son ciertamente, legítimos. Es normal, justo  y hasta deseable que sus empleados quieran obtener mejoras, de la misma manera que Usted busca vender más o a mejor precio.

- pero al mismo tiempo, es importante mantener balanceados estos reclamos de mejoras, y separarlos de los componentes ideológicos que contaminan el diálogo.

- una cosa es un delegado que se sienta a conversar para ver las posibilidades de que se instale un comedor, y que los empleados reduzcan su gasto en comer fuera de la empresa.
Y otra cosa muy diferente es un delegado que parte de la premisa de que la empresa es una explotadora inmoral e indecente, seguramente cipaya, sionista e imperialista y pro yanqui  , que se abusa de los pobres e inocentes empleados, amantes de la libertad, y de la igualdad de clases, por el bien de los hijos y abuelos de esta, nuestra querida patria. Entra así en un discurso confrontativo sin salida.

- justamente , el mayor problema que se enfrenta hoy, no es tener o no tener delegados o reclamos, sino más bien la fuerte ideologización subyacente, que lleva a actitudes completamente irracionales. Ya no es : reclamo algo, sino más bien..busco lucirme mostrándome inflexible frente a un supuesto enemigo.

- las ideologías son , en el fondo, simplificaciones. El esquema de "cerdo burgues malo" vs "proletario pobre y explotado" es una caricatura del siglo XIX. O gorila malo, vs, obrero pobre , en la versión local.
Pero las caricaturas son fáciles de recordar y transmitir. Es mucho más difícil para una persona considerar caso por caso. Y la caricatura además se apoya muchas veces en resentimientos y rencores, con el fin de manipular la voluntad de las personas.

- "si hay cerdos burgueses malos, vos no tenés la culpa de nada. Y yo puedo librarte de ellos" . De ahi, a acumular poder hay un paso.
Y del mismo modo.. "si hay zurdos que te quieren quitar todo, ellos son los culpables del desorden reinante, y yo vengo a poner orden"
La primera caricatura hace un Trotski. La segunda , un Hitler.

- La realidad es que hay obreros que son tan perversos e inmorales, como el peor de los burgueses. Por suerte, para todos , con menos recursos. Y hay burgueses, que actuan equitativamente y de buena fe. Encasillar categorías morales con clases sociales es lisa y llanamente una infamia.

Pero por qué esas caricaturas prendieron tan fuerte? porque benefician a unos cuantos, y estos cuantos son predicadores fervientes.
Y nosotros nos quedamos callados.

Vemos como el relato se extiende, y no lo contrarrestamos.
Demasiado ocupados en analizar una nueva lista de precios, o demasiado embelesados contando ganancias.
Ya sea porque pensamos en las vacaciones en Punta del Este, o porque estamos agobiados viendo como cubrir el banco, pocos se han sentado a explicar a sus empleados , respetuosamente, y de igual a igual,  qué es en verdad , y cómo y por qué funciona una empresa.

Esa carencia de formación esencial, deja el terreno abierto a discursos oportunistas, de barricada.

Pero volviendo a tema central, y para resumir, cuáles son las recomendaciones, frente a la sindicalización en su empresa?

  • ACEPTE: acepte la existencia de un delegado, y aprenda a escuchar los planteos legítimos, con sinceridad, con respeto genuino,  sin trucos que le hacen perder credibilidad futura.

  • MARQUE LIMITES: sepa rechazar de lleno todo el relato ideologizado, marcando sus falacias y su falta de matices.

  • COMUNIQUE MEJOR: intensifique la comunicación directa con su personal, siempre. Que el delegado no resulte imprescindible y ni siquiera necesario. Adelántese a las reivindicaciones.

  • PREDIQUE CON ENTUSIASMO  Y PREVENGA: difunda y haga difundir a sus cuadros el pensamiento que existe detras de una empresa: la empresa es una comunidad, con un fin productivo. Todo lo bueno (material) que deseamos , y que pretendemos , es producido por empresas. El muy proletario , liberador Trotski nos llenó de ideas y discursos interesantes y apasionados, pero mandó a la muerte a miles, y hambreó a millones. El explotador capitalista burgués Porsche,   nos ha procurado los autos que nos hacen , o harían muy muy felices, y generó miles de empleos muy bien pagos. La lista de ejemplos es larguisima para ambos tipos.


En definitiva:
sea razonable, acepte lo aceptable. rechace firmemente el resto. Y haga politica en su empresa. Difunda, predique, las ideas que hicieron , nos guste o no, un mundo mejor que el del siglo pasado.
Rodéese de gente que lo acompañe en esa cruzada. Necesita apoyo. Porque estamos en una sociedad llena de prejuicios, y que cada vez razona menos. Por un lado o por el otro.
Y si siente que es problemático, no deje de consultarnos.
Aunque sea una reunión informal, podemos darle una perspectiva diferente para salir del atolladero.

algunas claves para manejar una situación compleja

Cel : (54911) 3169 6322 / manueldemarino@gmail.com

Regreso al contenido | Regreso al menu principal