FAMILIAS VORACES - deMarino Valuacion y venta de empresas

Vaya al Contenido

Menu Principal:

FAMILIAS VORACES

apuntes gerenciales


En el tema de  manejo de empresas, y su propiedad, la integración de la familia suele plantear serios inconvenientes que no siempre consideramos, y que comienzan desde el  momento en el que  sumamos un pariente al negocio.
Generalmente motivados  por la confianza, preferimos apoyarnos en las personas cercanas.
El problema es que las personas cambian. Y sus intereses también varían.
Quizás ,quien parecía no interesarse mayormente por el dinero, gradualmente se torna codicioso.
A veces, transfiere otro tipo de insatisfacciones, personales y profesionales a lo económico .
Frustraciones, postergaciones afectivas, suelen emerger en la relación con los parientes.
Por ejemplo,  la esposa (o esposo). Es normal, confiamos en nuestra pareja, y  de todos modos , el 50% del negocio formado ya le corresponde.
Así que, si el otro es socio "forzoso", cual sería el problema?
Pero, las esposas , como nosotros,  un día, pueden transformarse en una persona muy diferente.
Si siempre se sintió sometida, decide liberarse. Si se cree engañada , puede engañarnos.
No importa que tan real o fantasioso sea esto.
En la empresa, puede exigir una participación en las decisiones que hasta entonces quizás no le habíamos otorgado.
Y detonar entonces fricciones que en el fondo son un conflicto de poder.
Entre esas fricciones, se destaca, obviamente las relativas a las retribuciones que cada uno percibe.
El sueldo debería ser fijado en función de los standards de mercado y no dejarse influir por las presiones de hijos parientes y sobrinos.
Todos creen merecer mejores beneficios para sí mismos , pero nadie se preocupa en conjunto por la salud de la empresa.
Ahi aparece el lobo en casa.
Cuando en la cena un hijo desliza que con lo que gana no le alcanza, por ejemplo.
Si estuviera en la empresa XXX , en lugar de la paterna, deslizaría ese comentario a las 9 de la noche?
Los parientes están en posición privilegiada para minar las defensas del titular, téngalo en cuenta.

Ni hablar cuando entran en juego terceros, también de la familia. Un cuñado, o cuñada. Un tío.
Todas las personas somos potencialmente santos... o malvados. Y eso depende de las circunstancias en la cual nos encontramos.

Ahora bien, la empresa debe asegurarse una estabilidad organizacional, que no esté sujeta a esos vaivenes.
Por lo cual , la primera medida es establecer un organigrama que delimite claramente las competencias de cada uno, sus atribuciones, y sus responsabilidades.
Si no, el negocio será un eterno rompedero de cabeza, y por supuesto ese organigrama debe respetarse a rajatabla.
Con un buen diseño y un poco de práctica en su uso, más  el acompañamiento debido por un período inicial, da buenos resultados.
Esa es especialidad nuestra.

El segundo punto es mucho más delicado.
Tiene que ver con la sucesión, y muy especialmente el período pre-sucesorio.
No es agradable pensarlo, pero cuando ya se notan signos de debilidad en el titular, cada uno por su lado, en la familia, empieza a preparar sus planes.
Aunque nadie lo confiese,  en el fondo , aparecen las ideas de "y si papá fallece", o si ya no está en condiciones de seguir al frente "qué hacemos"?
Cada familia es un mundo, y de ningún modo se puede generalizar, pero... muchos se sueñan herederos antes de serlo.

Qué hacer al respecto? bueno , justamente , adelantarse y planificar la sucesión hereditaria.
Hay muy buenos especialistas en la materia , que pueden antricipar las posibles crisis, y evitar que la sucesión se transforme en una verdadera guerra.

Sobre la organización actual del negocio de familia, tenemos una amplísima experiencia, como para delimitar los roles y funciones, y lograr además que se asuman las responsabilidades debidas por los resultados (siendo este el punto más débil por lo general) .

Sobre la etapa pre-sucesoria, podemos recomendarle a uno de los mejores especialistas del país en la materia,   con el cual hemos trabajado muchas veces y puede asesorarlo adecuadamente.

Cualquiera sea su caso actual, escríbanos describiendo su situación a info@demarino.com.ar y le daremos  una respuesta adecuada.
O también puede llamar al (011) 44033420.


deMarino- tel 549 11 44033420 / 11 31696322
de Marino - tel/whatsapp +549 11 44033420 - mail: info@demarino.com.ar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal